Loading

wait a moment

El programa más triste de la TV es una comedia animada de un caballo que habla

 

Bojack Horseman tiene apenas dos temporadas y lentamente está ganando una audiencia fiel a pesar de ser uno de los secretos mejor guardados de la TV.

La serie animada tiene lugar en una versión reimaginada de Hollywood que es habitada por humanos y animales antropomórficos. Bojack Horseman es un caballo que fue un actor famoso en los años 90’s dentro de una comedia llamada Horsin’ Around.

Bojack se ha convertido en un actor motivado únicamente por el alcohol que vive en una mansión habitada sólo por él y su amigo Todd. Después de que su libro biográfico escrito a través de un escritor fantasma se vuelve un éxito, Bojack regresa al ojo público obteniendo el rol de sus sueños: interpretar al famoso caballo de carreras Secretariat.

A diferencia de muchos otros shows animados como The Simpsons o Family Guy, Bojack Horseman es un programa seriado, lo que significa que las historia continúan enlaza lo que ocurrió en los episodios anteriores con lo que sucederá en los siguientes.

Este show te tomara por sorpresa con pequeños detalles que son fáciles de perder en un mundo imaginado donde los animales actúan como humanos. Los personajes humanos son igual o más ridículos que sus contrapartes animales. En la primera temporada, la agente de Bojack, Princess Carolyn comienza una relación con Vincent Adultman quien claramente está formado por tres niños disfrazados con un abrigo.

Dentro de lo tonto que puede ser el show, se esconden tonos obscuros y emociones difíciles. Bojack Horseman tiene unas impresionantes interpretaciones de depresión y soledad que nos dejan con escalofríos. La segunda temporada continúa con una narrativa más arriesgada ya que los personajes y el mundo han sido introducidos. Después de actuar en su rol de ensueño, Bojack se da cuenta que este rol no le otorgó la felicidad que tanto buscaba.

A pesar de todos los momentos obscuros, este show nos hace pensar en nuestras propias vidas y hacernos las mismas preguntas a un nivel más personal. Bojack Horseman sigue siendo una comedia y hace un gran trabajo al mezclar los diferentes tonos que explora. Al avanzar con las temporadas, el show comienza a hacer preguntas cada vez más profundas, al mismo tiempo que explora la búsqueda de la felicidad de un personaje con tendencias autodestructivas y su efecto en el mundo y la gente que lo rodea.

Al querer ser una mejor persona para lograr encontrar su felicidad, todas las decisiones que toma hacen que la gente que lo quiere se aleje y sus metas sean más y más lejanas. Al no poder afrontar el miedo de quedarse solo, lo único que logra es alejar a sus seres queridos haciendo que su peor pesadilla se convierta en realidad. Bojack Horseman ve su estatus de celebridad como un pase gratis a un mundo sin reglas ni consecuencias, pero poco a poco se da cuenta que estas decisiones lo llevan a las esquinas más obscuras de su mente.

El show tiene un guion excepcional, divertido, profundo y al mismo tiempo es triste y superficial. El balance perfecto entre los altibajos de un personaje con sus relaciones, amistades, trabajo y su vida personal que hacen de este show uno que no te dejará levantarte del sillón y querrás seguir viendo más de Bojack y los personajes que lo rodean.

La trama y su contenido nos hace sentir empatía con los personajes ya que los problemas que enfrentan al igual que sus sentimientos son reales y cualquier persona que los observa puede sentirse identificado.

A pesar de tocar temas obscuros, el show siempre muestra un lado positivo lleno de luz y un mensaje profundo que siempre deja una enseñanza.

Comments

comments